INICIOBALONCESTOBEISBOLBOXEOGALERIANFLVOLEIBOLMAS DEPORTES
 

FOTO BRETT COOPER

Londres es territorio de Houston

 AP

El pase más impresionante de Deshaun Watson este domingo fue hacia atrás, un envío bajo presión al corredor Carlos Hyde, cuya ganancia de 7 yardas dejó el terreno listo para el primer touchdown de los Houston Texans en una paliza de 26-3 sobre los Jacksonville Jaguars.

El lanzamiento al estilo rugby fue perfecto para un partido en Londres, donde los aficionados aún se recuperan de la derrota por 20 puntos sufrida por Inglaterra en la Final del Mundial de rugby y ahora deberán lidiar con una nueva ofensa, ver al equipo que han adoptado como el de casa, los Jaguars (4-5), recibir una paliza similar.

Pero más que nada, la conexión de Watson a Hyde fue una muestra del desempeño general de ambos jugadores en el encuentro: fue prácticamente imposible detenerlos.

Hyde terminó con 19 acarreos para 160 yardas por los Texans (6-3), incluyendo una jugada por tierra de 58 yardas en la que parecía enfilado a un touchdown hasta que el profundo Jarrod Wilson, de los Jaguars, le arrebató el balón en la yarda 2.

Watson, mientras tanto, completó 22 de 28 pases para 201 yardas y un par de pases de touchdown de 1 yarda, junto con 37 yardas terrestres. El quarterback lo hizo todo con su ojo izquierdo aún inflamado y rojo, una semana después de recibir una patada en el rostro después de lanzar el pase de touchdown de la victoria ante los Oakland Raiders.

Los linieros Taven Bryan y Yannick Ngakoue ejercieron presión sobre Watson mientras retrocedía para lanzar un pase en el segundo cuarto con los Texans en pleno ataque. Al no hallar a nadie disponible y con los cazamariscales al acecho, Watson optó por lanzar un pase retrasado a Hyde, quien llevó el balón a la yarda 7 de Jacksonville.

Dos jugadas después, Watson conectó un pase de 1 yarda a Darren Fells para darle a los Texans una ventaja de 9-0.



 

.

 

 

.

 

 

 

r